Greenpeace paraliza una perforación petrolífera en el Ártico

Activistas de Greenpeace, eludiendo el dispositivo de seguridad, han accedido a una plataforma petrolífera de la compañía británica Cairn Energy en Groenlandia con el objetivo de paralizar las labores de perforación. Cuatro han sido los voluntarios que se han descolgado de la plataforma y permanecen suspendidos a 15 metros sobre el mar. Cuentan con alimento y bebida suficientes para permanecer suspendidos durante varios días. Si logran detener las labores de perforación durante un corto periodo de tiempo, la empresa petrolera tendría serias dificultades para completar la prospección antes de que comiencen las duras condiciones invernales que obligan a parar las operaciones hasta el próximo año. Y quizá entonces ya exista una prohibición mundial para estas operaciones en aguas profundas.

En la zona se encuentra, así mismo, el barco de Greenpeace Esperanza, vigilado por un buque de guerra danés y una flotilla de barcos de la policía con equipos de operaciones especiales a bordo. A pesar de ello, no han podido impedir que los activistas accedieran al perímetro de 500 metros alrededor de la plataforma, lo que exige la paralización de las actividades según el protocolo de seguridad. La empresa puede estar planeando desplazar las labores de prospección unos cien kilómetros, pues aún no ha encontrado petróleo en este punto, por lo que la acción de denuncia de Greenpeace podría lograr que este traslado se retrasara o se cancele definitivamente.

Uno de los activistas participantes ha declarado que “es necesario mantener a las empresas energéticas fuera del Ártico y acabar con la adicción al petróleo, por eso vamos a frenar la actividad de esta plataforma de perforación durante el tiempo que podamos. El desastre de BP en el golfo de México ha demostrado que hay que buscar alternativas al petróleo. Esta plataforma es la que puede desatar la fiebre del petróleo en el Ártico, lo que supone una gran amenaza para el clima y pone este frágil entorno en riesgo”.

La zona, al oeste de la isla Disko, se conoce como el “callejón de los icebergs”, debido a la abundancia de estos grandes bloques de hielo. Si Cairn, la empresa con sede en Edimburgo, encuentra petróleo, se puede producir una nueva “fiebre del petróleo” en el Ártico. Gigantes como Exxon y Chevron ya han comprado licencias de perforación en la zona y realizan los preparativos necesarios para operar.

[tweetmeme source=”frankcooli” only_single=false]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s